Investigaciones Periciales

Comprometidos con su Seguridad

Historia de Patrullas de Carreteras

Bajo las leyes anteriores a la de 1956, existía una dualidad de responsabilidades ejecutivas. La administración de la Policía la compartían el jefe del cuerpo y la Comisión de la Policía. Tanto el jefe como los miembros de la Comisión eran nombrados por el Gobernador con el consejo y el consentimiento del Senado. La Comisión actuaba como junta reclutadora y examinadora del personal. También actuaba como junta redactadota del reglamento que gobernaba el cuerpo y como junta juzgadora o tribunal administrativo para oír y resolver casos de disciplina.

Por su parte, el Jefe de la Policía actuaba como supervisor de todas las unidades del Cuerpo, que se hallaban dotadas de personal que él seleccionaba y gobernadas por disposiciones de un reglamento. Esta situación entorpecía el control administrativo y las operaciones de la Policía. La Ley 77 creó el cargo de Superintendente, con la responsabilidad de administrar, dirigir y supervisas la Policía. Este era nombrado por el gobernador, quien es el jefe supremo de la Policía, con el consejo y el consentimiento del senado. El primer Superintendente, nombrado por el entonces Gobernador de Puerto Rico, don Luis Muñoz Marín, bajo esta nueva Ley número 77 de 1956, lo que fue el señor Ramón Torres Braschi, quien venía desempeñándose como Director de a Oficina de Personal del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

 (Foto superior)  Ramon Torres Braschi Primer Superintendente

Las Patrullas Preventivas

El sistema de patrullas permanentes y preventivas en gran escala fue establecido por el superintendente Torres Braschil en octubre de 1960 en San Juan y Río Piedras. Este sistema fue organizado y puesto en operación por el comandante Ernesto Lugo Méndez, ex-Superintendente Auxiliar a cargo del Negociado de Servicios de Inspección, ayudado por su hermano, Alejandro Lugo Méndez y por Ricardo Cuadrado. Torres Braschi recibió un premio de la American Society of Public Administration (Capítulo de Puerto Rico) por el establecimiento del sistema de vigilancia preventiva y permanente. Dicho sistema se inició con 120 autos y una reserva para sustituir los que se averiaban en el trabajo.

El 14 de marzo de 1963, Torres Braschi presentó su renuncia para aceptar una cátedra en la Universidad  de Puerto Rico. El Gobernador nombró de inmediato para cubrir esa vacante al coronel Salvador T. Roig, quien venía desempeñándose como jefe de la Oficina de Operaciones de Campo  y quién estaba dotado de previa experiencia como coronel de la Policía durante el periodo de 1946 al 1956, época que en las fuerzas nacionalistas y estadolibristas se enfrascaron en lo que fue prácticamente una guerra civil movida por el grito libertador de don Pedro Albizu Campos.

Cuando Roig estuvo en la jefatura de la Policía por segunda vez (15 de marzo de 1963 al 20 de marzo de 1966) puso en efecto un proyecto piloto de saturación de la vigilancia desde en Viejo San Juan hasta el Caño de Martín Peña, para demostrar a la Legislatura que así se reduciría la incidencia criminal y que para darle a la ciudad capital y a la isla el servicio que merecía la ciudadanía, era necesario aumentar el número de policías y la cantidad del equipo. De hecho, se probó que la idea de Roig era efectiva, ya que durante el periodo de saturación bajo la incidencia criminal en el sector mencionado, dando base a que años después el presupuesto de la Policía fuera aumentado considerablemente y se pudiera hacer lo que  deseaba el coronel. Debido a que los fondos no pudieron ser aumentados de inmediato, la zona de Río Piedras, que se había quedado con el mismo tipo de patrullas que había establecido Torres Braschi, no pudo encarar con toda la efectividad los problemas creados por el crecimiento de los límites de la ciudad y el aumento de la población.

Ya para el 1923 había comenzado con la preocupación por los problemas de tránsito. Por las estrechas calles de las ciudades, pueblos  y por los caminos rurales estaban entonces corriendo aproximadamente 7,500 vehículos de motor. Para ese tiempo hizo su aparición la famosa  insignia de tránsito en la manga de los policías que para esa década del 1920 fueron los precursores en dar vigor a las pocas leyes que sobre esto existían. En el 1926, había en San Juan cuatro motocicletas con las que se patrullaban las principales vías del área. Pero no fue hasta el 1931 cuando, bajo la jefatura de Rufus Rolla Lutz, se inició el servicio de motocicletas en toda la isla con lo que se conocía como Policía de Carreteras.

El servicio de Policía de Carreteras se inició con 21 motoras, tres en cada zona, alguna de las cuales algún policía, de los más atrevidos, usaba ocasionalmente para subir a los montes y arrestar a los alambiqueros. El primer hombre en llegar hasta el mismo lugar donde se destilaba la melaza fermentada co nvertida en ron “pitrinche” lo fue el legendario Rafael Delgado, Él Vaquero”, quien escalo una de las montañas de Yabucoa en su caballo de hierro para poner bajo arresto a un jíbaro del barrio Jácanas llamado Santana Delgado.

Siendo David Cintrón jefe de Tránsito, se recibieron en el 1951 seis automóviles que causaron gran impresión y curiosidad, ya que el público los creía blindados. Con esos seis vehículos se inició el patrullaje de la carretera número 2 desde San Juan hasta Vega Baja- Tortuguero.  Durante la incumbencia del coronel Roig, se estableció la primera estación de Patrulla de Carretera en Vega Baja (18 de mayo de 1964), con 60 hombres y 15 vehículos. Luego, se establecieron otras cuatro, siendo la última en establecerse en Humacao (en diciembre de 1966) con 49 hombres y 13 vehículos.

 

(Vehículo Oficial Policia de Puerto Rico)

 

                 

El policía Rafael Delgado en una de las muchas incursiones en contra de los fabricantes de ron cañita, pitorro, pitrinche etc.

 

Gobernador Luis Muñoz Marin firmando la ley de vehiculos y transito de 1960.

 

En el 1937, existía en el viejo San Juan un turno especial de tránsito con no menos de 40 hombres. Cuando el Gobernador iba a salir de La Fortaleza, llamaba al Cuartel General en la calle Brau (ahora calle San Francisco)  y el grupo de hombres allí asignados limpiaba de autos la calle Fortaleza en menos de cinco minutos, ya que los vehículos allí estacionados eran pocos y los patrulleros conocían los dueños de los mismos. En el 1963 se establecieron los  centros de mando de los carros de patrullas en Río Piedras y San Juan, desde donde eran dirigidos éstos. Los dos centros de unificaron el 1967 bajo la incumbencia de Rodríguez Aponte, quien impulso nuevamente la saturación del patrullaje permanente y preventivo con el teléfono de emergencia (343-2020) hoy 911 y la operación Control del Crimen, establecida el 18 de enero de 1967 por la Policía y el club Kiwanis de San Juan, quien dirigía el líder cívico John Fucile. Era entonces cuando el Plan Piloto que había implantado Roig lograba su propósito principal, que era que se aumentara el presupuesto de la Policía para mejorar el sistema de vigilancia preventiva con las patrullas. 

En la década de los años 70 se creó el Negociado de Tránsito, que funcionó hasta marzo de 1988 cuando se organizó la Superintendencia Auxiliar de Tránsito, bajo la dirección del coronel Enrique Meliá León. Fue en ese periodo que se crearon los Bloqueos de Carreteras, y apareció en escenario el famoso Vascar el cual era un sistema que multiplicaba tiempo por distancia, que es igual a velocidad.  Ese fue el primer sistema de radar efectivo que usó la Policía, con el cual sus operadores  procedían a expedir boletos a los infractores de la Ley.

A los principios de los años 90 se incrementaron los Bloqueos de Carreteras y ya el detener un conductor para verificar si estaba autorizado a conducir un vehículo de motor y examinar los documentos del automóvil se convirtió una rutina de la Superintendencia Auxiliar de Tránsito. Los instrumentos para computar velocidad de los automóviles fueron modificados y el sistema de radar se convirtió en una herramienta ultra moderna para la Policía de Tránsito.  Los puntos de cotejos se conducen conforme a la Orden general 90-4 (hoy OG-2010-6) y cientos  de vehículos hurtados son así interceptados por la Policía. Muchísimos conductores pueden ser detectados por un nuevo sistema conocido como “Intoxilizer”, el cual también pasó a formar parte de una red sofisticada  de equipo científico que está hoy al servicio de la Policía de Puerto Rico. Esto sin mencionar el patrullaje aéreo que tiene la uniformada para alertar a las unidades de tránsito en tierra de los problemas en el fluir de automóviles que diariamente confronta la ciudadanía al ir a al regresar de su trabajo.

Indudablemente, el siglo XXI nos traerá mejores noticias y muchos más adelantos para continuar esta ardua tarea de patrullar nuestras carreteras. Los patrulleros se 1898, los que cabalgaron desde San Juan hasta Guayo de Adjuntas el 1 de octubre año ya mencionado, porque allí se cometió un horrendo crimen tomaron un día en llegar al lugar de los hechos. Hoy a la Policía de Puerto Rico le tomaría sólo minutos en llegar a escena del crimen.

 

Dedicamos esta págína al Sr.Joé E. Martínez Bibliotecario Academia de la Policía de Puerto Rico al cual estamos agradecidos de su dedicacion, entuciasmo y por cada cadete que paso por la academia y usted brindo todo para nuestro crecimiento. Martínez, te debemos mucho de lo que somos hoy en dia Gracias........         ( Información utilizada con permiso)

 

Autor José E. Martínez Valentín

Libro: La presencia de la Policía en la Historia de Puerto Rico  1898-1995

 

 

 

 

 

 

 

Videos

3604 views - 0 comments
1440 views - 0 comments
2167 views - 0 comments
1604 views - 0 comments

Featured Products

No featured products